Cànem

El ¨made to order¨se impone al fast fashion

La industria de la moda es una de las más contaminantes del planeta, por eso, no es de extrañar que los gobiernos de la gran mayoría de países estén buscando soluciones para parar este ritmo frenético de consumo.

El pasado mes de marzo, la Unión Europea ponía en marcha el nuevo Plan de acción para, entre otras cosas, alargar la vida de los productos y de esta manera proteger el medio ambiente.

Con toda esta situación empieza a tambalearse el fast fashion frente al made to order o el slow fashion, que llevan tiempo haciéndose un hueco entre los consumidores y han venido para quedarse.